Principales conclusiones de la reunión de la Junta Consultiva de Transplace de 2019

septiembre 20 / US
Principales conclusiones de la reunión de la Junta Consultiva de Transplace de 2019

Por: Karen Sage, CMO, Transplace

Una de las cosas buenas de un consejo consultivo, en el que se ha animado a los participantes a ser abiertos y a comunicarse libremente, es que se puede obtener la primicia de los problemas reales a los que se enfrenta un sector. Este fue el caso de nuestra reciente Junta Consultiva de Transplace Carrier, celebrada junto con el Simposio Transplace Carrier 2019. Mientras que el simposio se centra en la educación y en honrar a nuestros más de 32.000 transportistas, el consejo consultivo es, por su diseño, un lugar mucho más pequeño para permitir una retroalimentación más informal. Nuestro objetivo al hablar con un pequeño grupo de unos 20 transportistas selectos es ayudarnos a crecer y aprender a ser mejores socios. A lo largo de la reunión, hubo varios temas consistentes, algunos de los cuales compartiré a continuación.

Los temas más significativos que se escucharon en la sala fueron, con mucho, la grave escasez de conductores, los bajos índices de retención de conductores y la preocupación por la falta de calidad en los grupos de aspirantes a conductores. Varios transportistas mencionaron que el año pasado habían llevado a cabo varias rondas de aumentos salariales en un intento de aumentar el número de candidatos y de retener a los conductores ya contratados. Sin embargo, muchos también mencionaron que los aumentos de sueldo no equivalían necesariamente al beneficio esperado de retención de conductores. Aunque el número de aspirantes a conductor aumentó debido al incremento de las tarifas y de las primas de contratación, los conductores de ese mayor número de aspirantes solían ser los que saltaban de un puesto a otro con bajas puntuaciones de rendimiento. Pero la sabiduría colectiva del grupo se impuso: los compañeros de la compañía aconsejaron que estructurar el salario era mucho más eficaz que los aumentos salariales globales.

Es importante destacar que los transportistas que aplican tarifas de conducción que dependen de aspectos como el número total de kilómetros que conduce un conductor o el número de días que está en la carretera frente a los que no lo está, han visto un beneficio positivo. La aplicación de una estructura salarial multifacética tiende a incentivar el comportamiento correcto al mismo tiempo que proporciona flexibilidad para retener a los buenos conductores que quizá no estén tan incentivados por las tarifas salariales. Aunque se podría pensar que unas mejores tarifas serían un incentivo para que los conductores condujeran más, en realidad resulta que los conductores están algo bifurcados. Mientras que algunos conductores de más edad y más establecidos prefieren las largas horas y el salario más alto, los conductores más jóvenes suelen estar más dispuestos a renunciar a la paga por una mejor calidad de vida para pasar tiempo con su familia. Otros afirmaron que cosas como el seguro médico tuvieron un mayor impacto que los aumentos de las tarifas. Una cosa está clara: una cultura de empresa en la que se valora, se escucha y se respeta a los conductores como personas fue un tema importante en toda la reunión.

De hecho, varios mencionaron la necesidad de reestructurar la cultura a medida que sus empresas han ido creciendo. Otros dijeron que se trata de mantener la cultura tal y como es hoy en día mediante la selección de conductores que tienen un perfil cultural similar. Algunos transportistas mencionaron el uso de tests de personalidad, como los indicadores de tipo Myers-Briggs, para instruir a los directivos y a los expedidores sobre cómo comunicarse mejor con los conductores. Otros utilizan estos y otros tipos de pruebas para determinar si un candidato concreto encajará en la cultura. Aunque se podría cuestionar la conveniencia de reducir el número de aspirantes mediante pruebas restrictivas, especialmente en un momento en el que hay una escasez tan grave de conductores, los beneficios no deseados que se declaran van desde fuertes correlaciones con altos índices de retención hasta un mayor cumplimiento de las normas y otras medidas de seguridad. En general, los que dijeron que utilizaban las pruebas eran muy partidarios de su rentabilidad.

Otros medios para mejorar la cultura se centran en escuchar a los conductores, incluyendo programas como los consejos consultivos de conductores, en los que se comunican los intereses de los conductores y se actúa en función de sus opiniones. Varios transportistas mencionaron el uso de mentores para los nuevos conductores y otros hablaron de políticas de puertas abiertas. Otra técnica interesante fue el uso de las redes sociales para ayudar a los conductores a sentirse escuchados. En la reunión, me enteré de una nueva plataforma proporcionada por Facebook llamada Workplace. Aproximadamente la mitad de la sala no había oído hablar de él, y la otra mitad lo afirmó como medio principal para mantener la comunicación en el lugar de trabajo con los conductores. Por supuesto, después de la reunión, tuve que comprobar la plataforma, y equivale a un tablón de anuncios privado para empresas. Los transportistas que sí utilizaron Workplace dijeron que proporciona muchas ventajas. Eso sí, los transportistas advirtieron a los demás interesados que la plataforma requería tener personal para estar al tanto de las respuestas de los conductores. De hecho, cada vez que alguien sacaba a relucir la tecnología parecía que la nueva herramienta venía acompañada de un comentario sobre cómo la tecnología requería más personas para gestionarla. Incluso una tecnología aparentemente sencilla como SmartDrive, un programa de seguridad basado en vídeo y una plataforma de inteligencia de transporte, supuso un aumento de personal. Un transportista advirtió que, para beneficiarse realmente de la tecnología SmartDrive, es necesario contar con recursos adicionales para examinar los informes de los conductores. Este esfuerzo adicional era necesario, ya que una vez que se tiene la capacidad de obtener los datos, es necesario tomar medidas sobre los malos conductores para la futura responsabilidad de los mismos.

En general, la tecnología generó mucho debate. Por ejemplo, la visibilidad fue un gran tema de interés. Algunos transportistas expresaron que la supervisión suponía un escaso beneficio para el transportista y, lo que es peor, una cantidad significativa de gastos generales. Las frustraciones fueron que se necesitaba personal adicional para introducir muchos de los datos de actualización de estado para las numerosas herramientas necesarias. La proliferación de proveedores de visibilidad y las preferencias de los transportistas por diferentes proveedores han creado la necesidad de introducir datos en múltiples sistemas y aplicaciones, ninguno de los cuales se comunica entre sí. Un transportista puso en duda la necesidad de la vigilancia.

El transportista dijo que no había cambiado nada en cuanto a la entrega real para mejorarla, sólo que ahora tienen más personas que la supervisan; el único momento en que este transportista en particular considera que la supervisión es importante es el 1% de las veces en que hay un problema, de lo contrario la supervisión es simplemente una sobrecarga. Un transportista sugirió que la supervisión tenía beneficios (de nuevo, otros en la sala no estaban de acuerdo), y que el cumplimiento se lograba mejor mediante la educación de los conductores. Si los conductores entienden para qué se utilizan los datos y por qué es importante su recogida, son mucho más propensos a apoyarlos con su esfuerzo laboral. Sin embargo, no toda la tecnología fue vilipendiada. Se habló mucho de la automatización y de sus enormes beneficios, pero hubo cierta preocupación por la precisión de la automatización. El consejo que más resonó fue que hay que sacar la tecnología de las manos de los informáticos y asegurarse de que la diseñan los responsables de operaciones, que son los que realmente entienden el flujo de trabajo que se está automatizando. Junto con la tecnología, los datos también fueron un punto clave de debate durante la reunión.

Los transportistas quieren ver el beneficio de los datos masivos que están ayudando a los cargadores a recopilar. Además, los transportistas quieren ver más datos sobre el rendimiento del cargador. Al igual que los cargadores tienen una tarjeta de puntuación del transportista, los transportistas desean una tarjeta de puntuación del cargador. En concreto, les gustaría conocer el grado de precisión de las previsiones de los cargadores año tras año. ¿Cuántas licitaciones se han adjudicado y no se han lanzado? ¿Cuánto se han acercado al volumen que han comprometido para conseguir la tarifa que les ofrecía el transportista? Otra observación clave que se mencionó fue que la detención ha regresado de mala manera. Sorprendentemente este fue un comentario de muchos de los transportistas.

En general, considero que estos debates son muy útiles y esta junta consultiva no ha decepcionado. Las principales conclusiones de la reunión fueron profundas. Hay mucha información útil que podemos digerir, incluyendo cómo proporcionar más datos a los transportistas y educar a los cargadores sobre el dolor que sienten los transportistas. En su mayor parte, los problemas relacionados con los conductores, la cultura y la tecnología son similares entre los grandes y los pequeños transportistas, y la principal diferencia es la magnitud del problema. Aprendí mucho en la reunión y aprecié a todos los que participaron.

Share article