Serie de capacidad 2018: Retos y costes del mercado intermodal

marzo 2 / US
Serie de capacidad 2018: Retos y costes del mercado intermodal

Por: Kelly St. Aubin, Vicepresidente de Ventas Estratégicas, Celtic Intermodal

Es un momento interesante y bastante caótico en el mercado intermodal. El mandato del ELD está en plena vigencia y se han producido algunos cambios generalizados en el mercado como consecuencia de ello. Para los transportistas, la nueva normativa sobre ELD conlleva necesidades de formación y cambios en las horas de trabajo de los conductores, lo que genera una serie de costes adicionales para los transportistas, que a su vez se trasladan a los transportistas. Entonces, ¿qué pueden hacer los cargadores para combatir los continuos desafíos del mercado en 2018?

Rutas más cortas y costes añadidos

Según el
Revista de Comercio
el mandato del ELD está «empeorando una mala situación para los cargadores, obligando a estos últimos a pagar más, a acelerar la carga y descarga y a profundizar en las guías de ruta para encontrar capacidad».

Debido a las restricciones impuestas a los transportistas por los ELD, la carga más alejada de la rampa está siendo examinada en la comunidad de transporte de mercancías, y estos transportistas están ejerciendo la elección cuando se trata de longitudes de transporte más largas. Esto está teniendo un impacto directo en la capacidad y las tarifas, y las tarifas de la longitud de transporte están aumentando constantemente – el espacio de acarreo está viendo los aumentos de costos de 3-10% que están puramente asociados con el mandato ELD.

Además, la preferencia de los transportistas se ha inclinado hacia la carga local (es decir, en un radio de 100 millas), lo que ha provocado una tensión en algunos mercados. Desde el punto de vista del transportista, si un conductor tiene una ruta más larga y tiene que hacer una noche debido al mandato del ELD, eso aumenta automáticamente el coste del transportista para esa carga en particular. Las rutas de los camiones se están acortando, y los cargadores con rutas más largas pueden tener que recurrir cada vez más a las opciones ferroviarias e intermodales.

La elección del transportista es cada vez más importante

Hoy en día, un mayor número de transportistas se centra en alinear sus esfuerzos con sus socios transportistas con el fin de mejorar la eficiencia del transporte y posicionarse mejor para asegurar la capacidad en un mercado ajustado. Ser «amigable con el transportista» es extremadamente importante en una escasez de capacidad; por ejemplo, los transportistas que no son tan amigables, que exigen tiempos de carga extremadamente largos o que mantienen las citas más estrictas posibles pueden estar sintiendo la peor parte en lo que va de año.

Desde el punto de vista ferroviario, ha sido un mercado de cargadores durante años, pero eso está empezando a cambiar. Últimamente se han producido importantes aumentos en los ferrocarriles, algunos modestos y otros con porcentajes de dos dígitos. Y cuando se une a los aumentos de los carros, esto se convierte en una tormenta perfecta de costos más altos. Los transportistas están experimentando aumentos generalizados del 3 al 15%, y cada movimiento intermodal está subiendo de precio en cierta medida.

Formas de combatir el aumento de los costes

A la luz de estos aumentos, animamos a nuestros clientes a no volver a recurrir a los servicios OTR, que pueden ser más costosos y conllevar cargos adicionales, y el tráfico OTR adicional agravará la escasez de capacidad. Más bien, es importante intentar ahorrar costes de otras maneras; esto incluye ser flexible para mitigar los costes cuando se pueda. Por ejemplo, ¿puede realizar los envíos en días diferentes y más baratos de la semana? ¿Puede usted considerar la evaluación comparativa de su organización con el mercado para estar en mejor posición para controlar los costes accesorios?

Para tratar de mantener los costes bajos en el actual mercado de capacidad, los cargadores también deberían identificar cómo pueden ser más diversos en el modo para mantener su red fluida. Esto no sólo abarca a los OTR/intermodales, sino también a los ferroviarios. Por ejemplo, cuando los proveedores de servicios ferroviarios tratan de reducir los costes cancelando rutas, las empresas pueden verse obligadas a desplazar las mercancías de otra manera.

Es importante que los transportistas sepan que estos problemas de capacidad van a continuar, y vemos que este panorama tumultuoso se convertirá en la norma del transporte. Un proveedor que no sea de activos puede ayudar a absorber las cargas y desviar el tráfico de un ferrocarril a otro para dar a los clientes una opción alternativa cuando se produzcan acontecimientos perturbadores. El hecho es que los costes no van a desaparecer en 2018: no hay indicios de ahorro de tarifas en el horizonte, por lo que es importante estar preparado.

Conozca más sobre las soluciones intermodales de Transplace aquí.

Cómo está luchando su organización contra las subidas de tarifas en 2018?

Share article